ACOLMAN, Edomex, 22 de septiembre de 2016.- Una de las joyas históricas que tiene el corredor turístico del Valle de Teotihuacán, es el ex Convento de Acolman, que data del siglo XVI en donde participaron frailes franciscanos.

Este recinto fue restaurado 1927 en debido a las inundaciones que se registraban por el desbordamiento de la presa del Rey, la cual pasa a unos kilómetros de este sitio enclavado en la cabecera municipal de Acolman.

En la entrada cuenta con una arcada real y la orientación del templo se ubica al oriente, hacia donde sale el Sol, se cree que fue una forma de atraer a los pobladores de este sitio que adoraban al dios de este astro.

La Cruz Atrial labrada en cantera fue elaborada por los indígenas que eran muy variados en el tallado de la piedra, por lo que a este arte se le llamó “Tequitiqui”, que significa “No lo entiendo”, producto de la fusión de la cosmovisión mesoamericana con la ideología religiosa católica.

La entrada a este Templo es gratuita para estudiantes y maestros que cuenten con credencial y siempre hay un guía que explica a los visitantes, todos los pormenores de la edificación de este monumento histórico del siglo XVI.