TOLUCA, Edomex, 31 de julio de 2020.-Sin importar el material o marca de un cubrebocas, la efectividad como barrera de protección contra el virus SARS-CoV-2, causante de COVID-19, será determinada por el uso adecuado, es decir, portarlo siempre cubriendo nariz y boca, además de evitar tocarlo o ajustarlo constantemente.

Asimismo, es importante el cambio constante y si se trata de un cubreboca de tela es indispensable su lavado diario. Si se acude a sitios de mayor riesgo de contagio o con más de diez personas es recomendable uno de mayor protección, pero para actividades más comunes, como ir a realizar compras, los de tela son suficientes.

“Más que la marca, los filtrados, es el uso adecuado, tu te puedes comprar un N95 y lo usas para cubrir la papada, no sirve; compro uno de tela y me tapo nariz y boca, funciona perfectamente”, expresó Victor Torres Meza, director del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades del Estado de México.

Enfatizó que el cubreboca por si solo no evita el riesgo de contraer la enfermedad, por lo que se deben sumar las acciones de sana distancia y el lavado de manos constante o desinfección con gel antibacterial.

El uso de careta por si solo, resaltó, no es efectivo, debe acompañarse con el cubrebocas, ya que solo tiene la función de evitar el contacto con ojos (vía de infección) o el tocarse constante la cara.