TOLUCA, Edomex., 08 de marzo de 2019.- Sor Juana Inés de la Cruz, Carmen Serdán, Leona Vicario, Remedios Albertina Ezeta y Margarita García Luna, son mujeres emblemáticas de la libertad, la justicia, la ciencia, la bondad, la caridad y la constancia, motivo suficiente para que artistas plásticos plasmaran en piedra, acero y otros materiales la figura femenina en esta capital.

A casi 500 años de historia de Toluca, pudiera parecer desproporcionado el número de monumentos dedicados a la figura masculina, en comparación con la femenina; sin embargo, a lo largo de la historia la mujer ha inspirado obras espléndidas que se convirtieron en símbolo de un momento histórico y de la ciudad donde se erigen.

Toluca no es la excepción, existen monumentos de la poeta mexiquense Sor Juana Inés de la Cruz en la colonia con el mismo nombre y en el Edificio Central de Rectoría. De Leona Vicario, heroína de la independencia mexicana, que aunque nació en la Ciudad de México su familia materna era toluqueña, incluso la historia relata que estuvo confinada, en dos ocasiones en esta ciudad, con su esposo Andrés Quintana Roo y cuyo monumento se ubica en la Plaza González Arratia.

Durante la Revolución Mexicana, si bien las mujeres no jugaron papeles de liderazgo, sí curaron y alimentaron, fueron esposas, madres, hermanas, amantes, que por igual se sumaron a la causa para defender a sus hombres, pero también para luchar por su país y reclamar sus derechos como ciudadanas.

Carmen Serdán representa a todas esas mujeres anónimas que son recordadas a través de su figura en el Parque Urbano Matlatzincas “El Calvario”.

Fue la primera mujer en ingresar al Instituto Científico y Literario de Toluca, rompiendo el esquema socialmente impuesto a la mayoría de las mujeres de su época, hablamos de Remedios Albertina Ezeta Uribe, una de las pioneras en participar ejemplarmente en la vida política, además de ser una destacada académica y científica.

Como homenaje a la mujer que rescató la identidad local y cuyo aporte indiscutible a la cultura ha dejado honda huella en el municipio, Margarita García Luna, al igual que Remedios Ezeta, fueron inmortalizadas en el Parque Cuauhtémoc “Alameda”.