TOLUCA, Edomex., 28 de enero de 2019.- Con las bellas y mágicas melodías de la “Sinfonía Nº 9 en Mi menor, Opus 95, Del nuevo mundo”, del compositor Antonín Dvořák, la Orquesta Filarmónica de Toluca (OFiT) deleitó al público que se dio cita en el Teatro Morelos durante el primer concierto de la temporada dominical.

Bajo la magistral dirección del maestro Gerardo Urbán y Fernández, la OFiT introdujo al público en la música americana nativa, cuya sonoridad está influenciada por una cultura tan extraña para el compositor nacido en el República Checa.

La Sinfonía del Nuevo Mundo compuesta para una orquesta romántica, está integrada por cuatro movimientos: Adagio – Allegro Molto, Largo, Molto Vivace y Allegro con fuoco.

Esta sinfonía es resultado de una gran maestría que logra evocar las impresiones que la música norteamericana dejó en el autor, pero con su propia estética y lenguaje, aludiendo a la creación de melodías originales inspiradas en las peculiaridades de la música indígena y afroamericana estadounidense.