En el Estado de México la realidad rebasa a toda política pública en materia de seguridad, pero sobre todo al discurso de los políticos. Cada día son asesinados decenas de personas en la entidad mexiquense y las autoridades fracasan en su intento por brindar protección a la sociedad.