El poder de quien te enfada

Hay situaciones que nos enfadan, simple y llanamente. Hay momentos en que no logramos dominar esa sensación de ira que va creciendo rápidamente en nuestro interior hasta estallar. También hay personas que ejercen ese mismo efecto. Puede tratarse de personas extremadamente perfeccionistas, demasiado críticas o gente que no se comprometen. De una forma u otra, lo cierto es que sus comportamientos y actitudes terminan haciendo mella en tu equilibrio psicológico, te desestabilizan y generan ira.

Sin embargo, en realidad esa persona no es la culpable de que estés enfadado. No te has enfadado por su culpa, has sido tú quien le has dado el permiso para hacerlo, has permitido que su comportamiento tenga una resonancia en tu interior, has permitido que te desestabilice. Después de todo, debemos recordar que solo puede hacernos daño aquello que realmente nos importa. 

Por eso, cada vez que dejamos que una persona desate nuestra ira, es como si dijéramos: lo que piensas sobre mí, es más importante que lo que yo mismo pienso. De esta manera, cedes el control y le das poder al otro, pierdes la batalla antes de empezar.
Carl Rogers afirmó “Reconocer que ‘yo soy el que elige’ y que ‘yo soy el que determina el valor que una experiencia tiene para mí’, enriquece pero también atemoriza”. Y es que cuando nos enfadamos, tenemos la tendencia a apuntar el dedo hacia los demás. 

Si lo pensamos bien, reaccionar con enfado ante alguien es como poner en sus manos nuestra estabilidad emocional. Sin embargo, ¿le confiarías tu equilibrio psicológico a un desconocido que, por demás, es descortés y te resulta antipático? Desde el punto de vista racional, la respuesta es un rotundo no. Sin embargo, desde el punto de vista emocional, es lo que hacemos cada vez que nos enfadamos. Por eso, es importante aprender a mantener la calma. Responder con tranquilidad empodera. Y mucho.

En todo caso, ten siempre en mente una frase de Aristóteles: “Cualquiera puede enfadarse, es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo».

Bendecido viernes.