MORENA, el valor de un movimiento frente a un PRI devastador

Teresa Gil

[email protected]

Desde los estertores de la historia, el viejo dinosaurio movió la cola y sus entenados empezaron a lanzar vivas. No se necesita revisar las redes, ni leer lo que escribieron los esperanzados del saqueo. No se necesita esculcar bolsillos, ni las cuentas en cero, para comprobar la ilusión del retroceso. Todo en los últimos días ha girado en torno a la riqueza que quiere ser revertida. Los ejemplos no solo son Hidalgo y Coahuila: están los fideicomisos con sus corruptelas, el número impresionante de las donatarias, 14 mil 287 que piden donaciones, según algunos medios, centenares de ONGS que fueron puestas  en evidencia, los parásitos que cobraban sin trabajar, los miles de parientes y amigos enquistados en el dinero público, los exorbitantes salarios en algunos sectores. Todo, a partir de un  presupuesto que es de todos y que la oposición quiere recuperar. Terrible, decepcionante, que la intención de unos cuantos que buscan reinstalarse, sea la desgracia de un pueblo que según datos de organismos internacionales, podría aumentar más del 15 por ciento de los pobres que ya se evaluaban  desde antes, en 70 millones. Aberrante, imperdonable, que esa manifestación de exigencia, se produzca en medio de la destrucción que ha traído la pandemia.

POR EL PELO EN LA SOPA Y EL GORGOJO EN EL ARROZ, LANZAN MUERAS

Con la expresión de un movimiento en el que  grandes sectores se manifestaron el primero de julio de 2018, no se trataba de santificar a un partido más como el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) sino de utilizar la eficacia de una estructura jurídica para dar a conocer la soberanía de grandes núcleos del pueblo. Los partidos son útiles en ese sentido como entes públicos, por más que la mayoría de ellos a lo largo de décadas hayan pasado de lo útil a lo utilitario. Buena parte de ellos, con el PRI a la cabeza, fueron los instrumentos del saqueo y las deformaciones que se dieron en el viejo sistema. Y el mal de muchos lo quisieron aplicar a los revoltijos de las corrientes que se dieron en la izquierda con vividores como los Chuchos que se apoderaron de siglas y bienes, y ahora, en la debacle de algunos cuantos en el interior de Morena. Consideran normal  utilizar los errores de los demás para justificarse. Muy propio del viejo cuento del ladrón.

MILES DENTRO DE MORENA ESTÁN LUCHANDO POR UN MEJOR PAÍS

Los que utilizan movimiento y partido como sinónimos, cometen un gran error. Es cierto que el movimiento surgido antes de las elecciones del 2018, se representó por Morena en esos comicios y que por lo tanto la mayoría de sus  integrantes  son parte del mismo. La movilidad, la sacudida que surgió con anterioridad sigue fuera, no todos son del partido formalmente. Pero aún así, en la estructura partidaria hay miles en todo el país que estan luchando desde varios frentes por un cambio. En muchos  partidos se ha dado ese fenómeno, pero  la diferencia estriba en el número de quienes conservan los valores plenos que les dieron origen. En el caso de Morena, desde el interior como partido y el exterior como movimiento, se busca conservarlos. El retobe y el utilitarismo de unos pocos no lo define. Se asegura eso por el conocimiento que se tiene de personas y organismos que conviven dentro. 

DOS POETAS DIFERENTES Y EL ATAQUE FATAL: LA TUBERCULOSIS Y EL EXILIO 

Los poetas que hoy reproduzco en su brevedad, escribieron para otras ansias en sus respectivas obras pero hay  similitud en algunos pasajes con lo que pasa en  México en este momento, que los he querido hermanar. Un de ellos es con sus nombres latinos Jorge,  Felipe, Federico  Novalis, el alemán de origen noble, el trágico joven  que murió a los 29 años de tuberculosis y el lo consideró como una liberación. Ansiaba integrarse a la totalidad  cósmica dicen sus biógrafos. Adscrito al romanticismo apenas emerge un año en el siglo XIX al morir en 1801. El libro Himnos a la noche (La nave de los locos. México 1981), considerado su obra maestra única que dejó completa, tiene la influencia para algunos del gran poeta Schiller. Es un libro breve apenas 49 páginas y seis capítulos donde el poeta  se levanta ante el misterio de la  noche, ante el espacio infinito y los secretos de la naturaleza y de la vida. Hay mucho de cristianismo en sus poemas. Reproducimos algo de un poema en prosa, con sus signos:

“En el fin se inclinó el mundo viejo. Se marchitó el jardín de delicias de la estirpe joven- hacia el espacio desierto y frio, avanzaban hombres precoces y crecientes…En el pueblo que despreciado por todos fue precoz y a la inocencia venturosa de la juventud había sido ajeno, apareció el mundo nuevo con un rostro nunca antes visto  -en la pobreza de la cabaña hermosa”

El otro es el sevillano Antonio Machado que murió en 1939, abrumado por el exilio permanente en Francia, en su huida de la represión franquista. Larga es su obra poética y en prosa. En esta ocasión recurrimos a párrafos de esta última, sobre sus críticas a la izquierda frente a lo que sucede en Europa. Párrafos que recuerdan  la actual situación de Morena y el papel que están jugando algunos integrantes sumándose a las críticas de los opositores y haciendo el juego finalmente a lo que ellos quieren: desacreditar al partido. En A la altura de las circunstancias (Editorial Cuadernos para el diálogo, Madrid 1972), se pregunta Machado:

 “¿Hacia donde caminamos? Tal vez sea ésta una pregunta que el hombre haya podido hacerse en toda época…”.

 “Sin embargo, nuestros hombres de izquierda no parecen inquietos. Han puesto de moda un cierto optimismo, una cierta fe en no sabemos que entidad mística que ha de renovarnos a nosotros también. Creen o aparentan creer, que nuestra regeneración puede operarse por presión externa. Seremos remolcados hacia el porvenir ¿Y por que no hundidos como boya inútil?”