NAUCALPAN, Edoméx.,18 de noviembre del 2016.- La tarde de este viernes todos los trabajadores del Mexipuerto Cuatro Caminos trabajan a marchas forzadas porque mañana sábado al medio día se abre a la circulación vehicular, principalmente a las 32 rutas de transporte público que operan en la zona norte del Valle de México.

Quadratin Estado de México se dio a la tarea de recorrer todo el inmueble que está a punto de abrir sus puertas y que pretende implementar nuevas disposiciones en materia de movilidad en el transporte urbano.

El que no está barriendo y limpiando, está soldando y pintando las estructuras que emulan una encrucijada que están en la fachada principal de lo que será por así decirlo la nueva forma de paradero en la estación del Metro Cuatro Caminos (mejor conocido como el Metro Toreo).

Escoltado por los cronómetros y sensores en el piso, están los andenes donde las unidades del transporte público y sus célebres conductores tendrán que adecuarse a las nuevas exigencias del tercer mundo para brincar un peldaño y llegar al primero.

Parece irreal que en tan sólo tres años se haya construido un mundo lleno de modernidad, espacio y seguridad, por muchos años fue un verdadero muladar donde predominaba la delincuencia, prostitución y basurero, como lo era el paradero sur del Toreo.

Con salida hacia la calle de Transmisiones e Ingenieros Militares, hasta hoy era en verdadero engorre enfrentarse a los cientos de choferes de micros y camiones que se pelean por cada centímetro posible para salir más rápido hacia la México Tacuba o bien hacía Río San Joaquín.

Con una plaza comercial con espacio para 2 mil cajones de estacionamiento a precios accesibles para quienes pretendan dejar su vehículo y viajar en el metro, parece ser la solución para todos aquellos usuarios que en las horas “pico” vivían un verdadero viacrucis al pasar por este lugar.

Tiene una inversión de mil 200 millones de pesos, la estructura es modernista y está muy vigilada, tanto por personal de seguridad privada como personal de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), y más de 200 cámaras de seguridad.

Todo este impacto de imagen contrasta con el paradero del lado norte de Cuatro Caminos, donde nada más la semana tuvimos a dos personas asesinadas a bordo de una camioneta de pasajeros en el andén H, ahí donde la basura, las “combis” que hacen base y el olor nauseabundo que de ellas emanan, los silbidos e insinuaciones de los choferes a las mujeres que tienen la necesidad de caminar con rumbo al metro, los “halcones” que se paran en cualquier poste a vigilar y determinar a su próxima víctima.

Oficialmente se llama Mexipuerto Cementos fortaleza Cuatro Caminos, pero por razones de verborrea inmediata lo llamaremos Mexipuerto Cuatro Caminos.

Por fin este sábado veremos un nuevo modo de operar del transporte público, que por años fue contaminado por malos entendidos en materia de reordenamiento y movilidad.