Toluca, Edoméx,  30 de octubre del 2016.- Entrevistado tras comentarios virales en redes sociales y publicaciones en medios locales sobre presuntas irregularidades de los hermanos perredistas Mario y Gabriel Medina Peralta en torno al restaurante “El Mexcalito”, presuntamente de su propiedad, ubicado en Playa del Carmen, Cancún, en la que se aparecen los fines de semana, el activista Mario Medina Peralta negó que la familia tuviera un restaurante y acusó al ayuntamiento de Toluca, en específico al alcalde priista Fernando Zamora Morales, de armar una campaña negra contra los hermanos por su férreo activismo político.
“Hago una atenta invitación a la sociedad en su conjunto para contextualizar este hecho. En qué momento surge esta desinformación, porque es falsa, está manipulada, está malintencionada, porque es la respuesta vulgar del alcalde Fernando Zamora y del PRI en el municipio de Toluca. Desafortunadamente para los toluqueños hoy vivimos el gobierno municipal más inepto en toda la historia de la ciudad. Hoy no hay un rubro o un área que se salve de la ineptitud y de la incompetencia de una camarilla de canallas que hacen de todo, menos gobernador una ciudad”, acusó enfático el abogado de profesión y activista político perredista.
Para Medina Peralta, esta campaña negra se hace a razón de que tanto él y su hermano, el décimo tercer regidor del ayuntamiento de Toluca, el arquitecto Gabriel Medina Peralta, han sido muy críticos del proceder de cada una de las áreas de la administración del presidente municipal Fernando Zamora Morales, y eso tiene incómodos a las autoridades municipales, al grado de decir que hay perfiles en redes sociales fantasma que escriben en contra de los hermanos, argumentando que son incongruentes con su proceder político y calificándolos de corruptos.
“Están tratando de amedrentar, tratando de desprestigiar, tratando de agraviar trayectoria de toluqueños honestos y transparentes, que no venimos de ninguna cúpula familiar, que no pertenecemos a ninguna oligarquía priista y que no somos más que producto de nuestro esfuerzo. Nosotros desde muy jóvenes, hemos sido emprendedores, trabajadores y siempre donde haya una oportunidad de trabajo ahí vamos a estar”, acotó el otrora regidor en la pasada administración toluqueña de Martha Hilda González Calderón.
El entrevistado asumió que hace años los hermanos Medina Peralta tuvieron la ilusión de lograr la negociación de un restaurante, pero ésta no se concretó, por lo que no hay documentación alguna sobre dicha empresa, ni hay irregularidades en los proyectos en los que están inmersos, ni dejarán de poner el dedo en la yaga cuando en la gestión de Zamora Morales encuentren anormalidades que debe conocer la ciudadanía.
Para el ex comisionado de Derechos Humanos del PRD estatal, las autoridades municipales de la capital mexiquense están muy ocupados en frenar el activismo político de los partidos de oposición, en lugar de estar preocupados en resolver cada uno de los tantos problemas existentes en la demarcación.
Sobre qué tienen pensado hacer de estas críticas sin sustento, Mario Medina Peralta expresó que mejor investigarán la actividad empresarial del síndico municipal “Chico Barrera” (Francisco Emmanuel López Barrera), conocido así en el argot político, porque es hijo de la actual senadora y ex alcaldesa de Toluca, la priista María Elena Barrera Tapia, quien en su papel de presidenta municipal autorizó los permisos de funcionamiento y operatividad.
“Es propietario de bares y restaurantes como la Sonora Botanera, que casualmente sus empresas surgen a partir de la llegada de María Elena Barrera Tapia, su mamá, a la alcaldía de Toluca. Habrá que investigar a fondo si están operando como debe. ¿Qué quiero decir con esto? Por supuesto que en su momento existió el proyecto de la adquisición de un restaurante, invertimos, tratamos de poder consolidarlo, pero desafortunadamente no fue así. Es un acto irresponsable, de mala fe de parte del alcalde de Toluca, Fernando Zamora Morales”, concluyó.