TOLUCA, Edomex., 3 de febrero de 2019.- Cada 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el cáncer, este año la Organización Mundial de la Salud busca sensibilizar a la población acerca de este padecimiento bajo el lema “Crea un futuro sin cáncer cervicouterino”.

El doctor Guillermo Espinosa Fuentes, coordinador de Enseñanza e Investigación de la Unidad de Medicina Familiar 222 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Poniente detalló que el cáncer cervicouterino es el crecimiento anormal de las células que se encuentran en el cuello de la matriz, inicialmente las lesiones no son perceptibles y puede durar así por varios años.

Por medio del Papanicolau se identifican lesiones precancerosas para tratarlas y evitar que se conviertan en cáncer, este estudio debe efectuarse a partir de los 25 años en todas las mujeres que han iniciado su vida sexual. La infección por el virus del papiloma humano (VPH), una infección común y transmitida por vía sexual, es la causa principal de cáncer de cuello uterino en las mujeres.

Se debe realizar cada año, en el caso de tener dos estudios consecutivos sin alteraciones puede efectuarse cada tres años, sin embargo, cuando se tienen antecedentes familiares de cáncer cervicouterino o de infecciones frecuentes, el estudio debe realizarse con mayor frecuencia, como lo que indique su médico y sin interrupciones.

El especialista del IMSS Poniente indicó que junto con la vacunación, el tamizaje, el diagnóstico temprano y el tratamiento de las lesiones precancerosas se pueden prevenir nuevos casos y muertes.

Finalmente resaltó que a través de los módulos de medicina preventiva en las Unidades de Medicina Familiar, las mujeres pueden evitar que virus como el papiloma humano (VPH) se haga presente en el cuerpo y facilite la presencia de cáncer, pues este padecimiento en sus primeras etapas no muestra malestares, sin embargo cuando los síntomas aparecen suele ser demasiado tarde para tratarlo.