Urge Secretaría de Condolencias para cerrar en Grande

Pensar como burócrata ante las tragedias es lo de menos. Se acude al escenario a simular, a ofrecer condolencias, a decir que se investigará y buscará a responsables, a pagar gastos funerarios, a enviar a hospitales especializados a infantes y por supuesto a mostrar mediáticamente solidaridad ante la desgracia.

Entre las muchas ocurrencias del abogado Ávila Villegas cimentadas en reformas e iniciativas constitucionales poco operativas pero muy de relumbrón, quizá antes de que finalice su desastrosa administración le falta dejar como herencia perpetua constitucional la Secretaría de las Condolencias, para cerrar con broche de oro con un decreto inapelable y sustancial.

La Secretaría de las Condolencias, también, sería una gran aportación a nivel federal, ya que al presidente Peña le urgiría un acto tan visionario, pues lleva cuatro años ofreciendo disculpas demagógicas y ahora tendrían fundamento legal y no virtual.

Esa secretaría tendría una gran funcionalidad para el próximo sexenio local y federal para seguir con ocurrencias en Grande.