·          Puebla: el PRI baila al ritmo de las dudas de Morena

·          Si es Barbosa postularía a Urzúa… y de ser Armenta…

·          Por fin aceptó Alvarez Lima la dirección de Canal 11

El nonagenario está listo.

Va al sacrificio de las elecciones de junio sin ninguna posibilidad de victoria y, algo peor, analiza nombres al ritmo de la música del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

El problema mayor es Puebla, pues en Baja California va Enrique Acosta.

Parte de la nomenclatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se sentó a dialogar con representantes del gobierno federal y su partido para buscar un acuerdo.

Si Morena fue instrumento para entregar la gubernatura interina al priísta (¿?) Guillermo Pacheco Pulido a cambio del voto para la Guardia Nacional, podría haber acuerdos adicionales.

¿Cuándo?

Pues en las próximas elecciones.

¿Cómo?

Mediante el desplazamiento de contendientes reales.

El principal de ellos acaso sea Enrique Dóger, el ex rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) mejor posicionado y con opción a quedar en segundo lugar.

Al menos eso promete él y presenta sus encuestas como prueba.

¿Y SI ES ARMENTA?… PUES ALCALÁ

Pero hay un problema doble.

El objetivo es entronizar a Morena en Puebla con un triunfo sin mácula.

Y dada su rebeldía, tal vez Enrique Dóger no acepte levantar la mano a Miguel Barbosa –en días recientes se ha reposicionado Alejandro Armenta- y podría impugnar en alianza con el PAN.

Por eso a esos viejos pero efectivos negociadores del PRI –por algo consiguieron el interinato- propusieron a un cuadro sacrificable y dócil, como anunciamos aquí: Ricardo Urzúa.

Lo arreglos incluían otra acción: prolongar la permanencia de Fernando Manzanilla, pariente político del malogrado Rafael Moreno Valle en la Secretaría General de Gobierno.

El pacto iría más lejos: como se teme por la salud de Barbosa, Manzanilla sería el hombre decisivo durante la administración de Barbosa o en una emergencia.

Así no habría dificultades como las tenidas por el accidente del 24 de diciembre, cuando inesperadamente faltó la gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo, caudillo panista en el estado.

Pero Alejandro Armenta ha frenado el dedazo y, con el apoyo de Ricardo Monreal y su bancada senatorial, pelea con fuerza la candidatura y, ¡oh sorpresa!, su caso se sopesa en Palacio Nacional.

Esto obliga a cambiar el plan priísta: Carlos Urzúa sigue como prospecto si el candidato es Barbosa, pero si a Armenta entonces no descarten de nuevo a Blanca Alcalá.

¡Ah caray!

Para nada aparece Enrique Dóger.

POR FIN HUBO RELEVO EN CANAL 11

1.- Por fin hubo relevo en Canal 11.

Tardó en aceptar, pero Antonio Álvarez Lima suscribió ayer con Ximena Saldaña el acta trasmisión de la principal televisora del Estado.

Y para agradable sorpresa de quienes tanto estimamos a Ximena, el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, la lleva a la SEP.

Y 2.- en Tabasco hay mucha sorpresa.

Desde siempre y por herencia, Adán Augusto López es conocido por su riqueza y por financiar a Andrés Manuel López Obrador cuando andaba en campaña.

Hoy Adán Augusto declara un capital de 41 millones e ingresos anuales de diez millones más como notario público, muy poco para su historia fifí.