Sin Gafete
                                                       
Isabel Arvide
                                                 

Los sepulcros blanqueados de sexenios anteriores fingían su vocación social a través de comisiones, de establecer organismos que en los hechos no eran sino siglas sin ninguna trascendencia, que fingían hacer sin ningún resultado.

Uno de ellos es el Conapred, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.  Que no ha sido una diferencia, que ha vivido en la oscuridad, en esa tenebra que permitió tantos equívocos en otros gobiernos.

Mónica Macisse, una mujer de muchos recursos económicos que trabajó con Olga Sánchez Cordero en temas de género, tan vestidores en ciertos sectores sociales, es su directora, egresada del ITAM.

Y pocos, muy pocos, escuchamos de ella hasta que se le ocurrió invitar a un Foro contra la discriminación a Chumel Torres, un comediante que ha hecho de la burla, del agravio, de la discriminación precisamente, su modo de vida.  Uno de esos personajes bien vistos por la clase social a la que pertenece la señora Macisse que, seguramente, nunca ha viajado en Metro, y menos todavía ha convivido con indígenas o con mujeres en situación de pobreza extrema.

Esos personajes de nuestra realidad que Chumel Torres caricaturiza con brutal sentido de superioridad, que en pocas palabras quiere decir discriminando su origen social, su origen étnico, sus características físicas.  Sus chistes ofenden a la inteligencia, a la solidaridad.

Por eso era el último personaje que podría ser llamado por un organismo gubernamental a cualquier tipo de participación.

Que la señora Macisse no se haya dado cuenta es un gran pecado.  Porque es ejemplo de que su proceso de pensamiento y sus valores están de acuerdo con Chumel Torres. 

Únicamente por esto debía renunciar.

Agréguese en lo político su ignorancia supina.  O su incapacidad para entender cuáles tienen que ser sus lealtades como funcionaria pública del gobierno que encabeza López Obrador, porque Chumel Torres se ha distinguido, también, por insultar al hijo del Presidente de la República.

Tiene razón Andrés Manuel en plantearse la desaparición de un organismo público que tiene presupuesto público y que no sirve, en las formas y en los hechos, para lo que supuestamente debe existir.

Y tiene mucha razón en expresar que de esos temas debería ocuparse la señora Olga Sánchez Cordero, titular en Gobernación, que todos sabemos tiene tiempo libre y muy pocas ocupaciones.

En otros tiempos estas palabras, estas acciones, con el agregado del tuiter de la señora Beatriz Gutiérrez poniendo a todos en su sitio, con infinita contención, sin ofender, habrían bastado para dos renuncias.  La de la señora Macisse y la de la señora Sánchez Cordero que la nombró y ni siquiera se enteró de la inclusión de Chumel Torres…

En Tuiter: isabelarvide  Blog: EstadoMayor.mx