Valle de Chalco, Méx. – 15 de abril de 2020. El lavado de manos es uno de los mecanismos más eficaces para prevenir la COVID-19 y cualquier enfermedad transmisible ocasionada por un agente biológico, es decir, virus, bacteria u hongo, aseguró el académico del Centro Universitario Valle de Chalco de la Universidad Autónoma del Estado de México, Julio Flores Villegas.


El profesor de tiempo completo de la Licenciatura en Enfermería de este espacio universitario indicó que la recomendación de lavarse las manos únicamente antes de comer y después de ir al baño es obsoleta y que autoridades federales del área de la salud recomiendan realizar el lavado de manos al menos 30 veces al día.


“Debemos lavarnos las manos después de tener contacto con cualquier superficie expuesta a agentes denominamos transitorios como manijas o dinero”.


En nuestras manos, dijo el experto en salud pública, hay dos tipos de microorganismos: los que pertenecen a ellas, los que viven ahí, y los transitorios, que adquirimos cuando tocamos alguna superficie y que pueden ser vivos o de un material inerte.


“Generalmente todo el ambiente está lleno de microorganismos que pueden ocasionarnos un daño y nuestras manos son el primer contacto que tenemos con el exterior; de ahí la importancia de lavarlas constantemente”.


El lavado de manos, puntualizó, debe realizarse, preferentemente, con jabón que contenga la sustancia antiséptica clorhexidina o cualquier otro elemento químico a base una solución alcoholada, recomendablemente con un mínimo de 70 por ciento de alcohol etílico.


Julio Flores Villegas precisó que a partir de 2008, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó, ante la posible contaminación o inadecuada calidad del agua, el uso de gel a base de sustancia alcoholada para el lavado seguro de manos.