TEXCALTITLÁN, Edoméx., 29 de septiembre del 2016.- Indignados por los daños ocasionados a la parroquia de Santiago Apóstol, construida en 1789 en Texcaltitlán, estado de México, pobladores e integrantes de la Fundación SUR “Agustín Bringas Gómez” esperan acción inmediata del Instituto Nacional de Antropología e Historia, para frenar las arbitrariedades del párroco Raúl Romero López, empeñado en “modernizar” este monumento religioso histórico.

Los daños son incuantificables, cambió el añejo portón del templo tallado en madera de ayacahuite, por manos matlazincas; esta construcción está fechada entre 1776-1789,  en el lugar aún se pueden apreciar algunos  objetos litúrgicos y esculturas de los siglos XVII y XVIII, la fachada luce ahora un techado totalmente fuera de contexto y armonía con el conjunto arquitectónico y el portón principal que data del Siglo XIX y que forma parte del Patrimonio del Estado de México está arrumbado en calidad de madera para leña, en su lugar colocó otro “nuevo” a su gusto.

Por si no fuera poco este daño irreparable al patrimonio histórico de Texcaltitlán, el clérigo realizó una rifa para obtener más recursos que le permitan con sus “renovaciones” en este templo; la feligresía es casi obligada por el sacerdote para vender boletos de 200 pesos cada uno, el premio es una camioneta NISSAN de estacas, placas TMDH 2017, estacionada en el atrio.

Pobladores indignados por las acciones del párroco esperan la intervención de organismos y dependencias como Gobernación, y hacen un llamado también a la Diócesis de Tenancingo, además esperan la pronta visita de inspección del Arqueólogo Ricardo Jaramillo Luque, Delegado del Centro INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), estado de México.

Es urgente la intervención de autoridades competentes ante esta violación a diversos artículos y reglamento de la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos; esperan el rescate del portón y restablecer la imagen original de la fachada del añejo templo.