TOLUCA, Edomex., 3 de abril de 2019.- La Secretaría de Movilidad (Semov) no descartó la posibilidad de que en el transporte público vayan a bordo policías, aunque seguirán apostando a la colocación del kit de seguridad, videocámaras, botones de pánico y GPS, luego de que este martes se dio a conocer que en Zumpango en una unidad se aventó una granada de fragmentación, que no detonó, como medida de extorsión, aunque antes de este episodio se activó otra de gas en Tecámac hace dos semanas.

En entrevista, el titular del ramo, Raymundo Martínez Carbajal aseguró que en el último caso de amenaza es ya investigado por la Fiscalía General de Justicia (FGJ) que se reunió ya con un grupo de empresarios derivado de dicho delito que ha cobrado notoriedad en los últimos días.

A pesar de los casos del lanzamiento de las granadas –negó- que la extorsión haya aumentado y su incidencia se ha mantenido, sobre todo en el corredor Tecámac, Zumpango y Ecatepec.

Defendió que los tres niveles de gobierno vienen trabajando en la materia de inseguridad a bordo de las unidades públicas, por lo que seguirán apostando por la operación de tecnologías para inhibir la incidencia delictiva, aunque no -descartó- que se destinen policías en el transporte público como lo hace la Ciudad de México.