Toluca, Edomex.-21 septiembre 2020.-A ocho años de su feminicidio, Mónica Chávez, la primera víctima del llamado «Monstruo de Toluca» fue sepultada por su familia, luego de que sus restos permanecieron por más de 80 meses en una fosa común en Huixquilucan.

El calvario para la madre y hermana de la víctima se prolongó por varias horas luego de que por temas burocráticos personal del panteón municipal impidió el paso de la carroza con el cuerpo de la mujer.

La madre de Mónica estuvo acompañada por la activista Frida Guerrera quien denunció la falta de sensibilidad y empatía de los encargados para autorizar el ingreso de un vehículo con el cadáver, a pesar de que en Toluca caía una tormenta.

Los deudos tuvieron que aguardar una serie de papeleos para lograr que dejaran realizar la inhumación, aún cuando tenían todo listo para dejar en la tumba a la joven asesinada por Óscar «N» en septiembre de 2012.