Toluca, Edomex.-26 de julio de 2021.-Nunca es tarde para aprender, así lo demostraba Susana, una mujer de origen otomí que a sus 75 años de edad, estaba estudiando la primaria para aprender a leer y escribir en San Cristóbal Huichochitlán.

Ella, buscaba evitar que las personas la estafarán con el cambio o con el pago al momento de vender sus artesanías, eso la impulsó a salir del analfabetismo, al no tener oportunidad de asistir a una escuela en su niñez.

Sin embargo, su sueño de concluir el nivel básico de estudios se truncó primero por la pandemia de Covid19, luego por una unidad del transporte público que la arrolló y le quitó la vida el miércoles pasado, a unos 200 metros de distancia de la casa donde vivía.

«Se dedicaba a las artesanías, le gustaba mucho bailar y caminar, casi nunca se iba en camión, siempre decía que la vida se tiene que disfrutar en el momento porque uno nunca sabe cuando se va a morir”, recuerda su nuera.

El día de la tragedia, la abuelita se dirigía a un terreno donde tenía gallinas y otros animalitos de crianza, quería realizar una comida en ese lugar durante la fiesta de la localidad, era feligrés, acudía a la Villa o Chalma a pie.

Susana fue despedida con la canción de Ángel Mío, una de sus favoritas y siempre le decía a su familia que no podía faltar en su funeral, su muerte indignó no solo a sus nueve hijos y 15 nietos, sino a habitantes de la comunidad, en el norte de Toluca.