TOLUCA, Edomex., 15 de marzo de 2019.- Las largas filas de pipas varadas con miles de litros de combustible se sigue registrando en el Centro de Distribución de Pemex en Toluca; la demora está en la entrega y no en el traslado del producto fósil, al seguir intermitente el desabasto que se arrastra desde el primer día de este año.

Piperos provenientes de las instalaciones de la paraestatal de San José de Iturbide, Guanajuato y de Puebla, tardan entre 24 a 36 horas para descargar la gasolina.

En todo el proceso, se invierten entre cinco días de “trabajo hombre” que no cuentan con vigilancia, seguridad en el traslado del Bajío al territorio mexiquenses.

Braulio Martínez Leine, pipero procedente de San José Iturbide, menciona que en el trayecto sólo invierten de 6 a 7 horas, el resto del tiempo lo absorbe la espera por descargar, donde el Centro Logístico de Pemex no tiene capacidad, lo que los obliga a quedarse sobre paseo Tollocan en la capital mexiquense.

«Solamente 6 a 7 horas trayecto… Es tedioso ya que yo llegué ayer a las 8, 9 de la noche más o menos, entonces no alcanzamos estacionamiento ni dentro de Pemex y estar aquí en la vía de Paseo Tollocan es muy difícil, se puede presentar un percance y no es correcto estar aquí“, concluyó.