Almoloya de Juárez, Edomex, 25 de octubre de 2020.- Ahora por una orden judicial federal, la activista, Kenia Inés Hernández, fue detenida y llevada al estado de Guerrero, del cual huyó años atrás al ser amenazada por grupos de paramilitares.

Su captura ocurrió en la madrugada una vez que había sido puesta en libertad al imponérsele una multa de 30 mil pesos y la colocación un localizador electrónico, por parte de una jueza del Poder Judicial del Estado de México.

Ella estaba en el penal de Santiaguito, Almoloya de Juárez, desde el pasado domingo. Fue acusada por segunda ocasión por robo con violencia en la Autopista Toluca-Zitácuaro, por el primero fue en el Circuito Exterior Mexiquense.

La orden de aprehensión federal contra Kenia Inés Hernández es por ataque a la vías de comunicación en Acapulco, Guerrero.

Los integrantes del colectivo Zapata Vive acusaron a la federación de llevar a cabo una persecución contra la activista y ven “oscuras intensiones”. Expresaron temor por su vida y convocaron a seguir luchando por su libertad.