TOLUCA, Edomex., 4 de enero de 2019.- Esta mañana Luis Ángel Hernández Lara compartió para Quadratín una prueba de los frutos del trabajo del amasijo la Antigua, que cuenta con más de 50 años de tradición que se traducen en experiencia y perduran en la calidad de sus ingredientes y productos. Ubicado en la Calle Doctor Antonio Hernández No. 103, el timbre del lugar no dejaba de sonar para dar paso a clientes ávidos de llevar el tradicional pan para celebrar con sus familias.

Listo después de un arduo proceso, al que dedican casi dos horas por pieza entre la preparación de la masa, el relleno, el decorado y la cocción, que desde su fundación ha pasado por diversos métodos, desde el tradicional horno de leña, de diesel y gas, hasta llegar a a un proceso al vapor, (para el pan blanco en específico).

Jornadas intensas los esperan este viernes, sábado y domingo, pues el amasijo preparará casi mil roscas para diez y quince personas en diversas variedades que van desde las rellenas de ate, hasta las de queso philadelphia, zarzamora y, buscando siempre innovar, este año intentarán las de nata, las cuales surten en pedidos de hasta 150 roscas por cliente y, aquí nadie se queda sin muñequito, ya que destinan 10 por unidad alternadamente.