Joquicingo, Edomex.-26 de noviembre de 2021.- «Ya no llegaron a Chalmita», dice una mujer entre la multitud frente a un camión de turismo donde se encuentran los cuerpos sin vida de 19 peregrinos luego de chocar contra la fachada de una vivienda.

Ella, casi a punto del llanto se persigna, «solo se escuchaban los gritos», insiste oculta entre la gente que observa como los peritos y socorristas tratan de sacar los últimos cadáveres entre los escombros del autobús.

Todo ocurrió en segundos, habitantes oyeron el estruendo por el impacto, al salir de sus casas observaron el vehículo incrustado en el domicilio de uno de sus vecinos, apenas había amanecido en San José el Guarda.

Los romeros pedían ayuda, recuerda; los lugareños no dudaron en ir a apoyarlos, unos sacaban a los lesionados que eran recostados en la banqueta, mientras otros entraban al vehículo en busca de sobrevivientes.

José Luis, perdió el control en una pendiente que le hizo tomar mayor velocidad, en una vía secundaria de la localidad, hasta chocar violentamente con la estructura al parecer tras quedarse sin frenos.

Por el golpe, la mitad de la unidad quedó clavada en una loza, peritos creen que el concreto corto la carrocería del coche, casi todos los pasajeros que iban del lado del operador murieron, una usuaria quedó colgando.

Al acudir socorristas y remover entre los escombros de lo que parecía un sismo, dedujeron que 13 de las víctimas habían quedado al interior, otras seis a un costado que fueron cubiertos con cobijas y sábanas.

La mayoría de los fallecidos son mujeres adultas, siete más del sexo masculino, otros 38 fieles tuvieron que ser llevados a hospitales de la región en ambulancias, los más graves vía aérea en helicópteros Relámpagos.

Las víctimas salieron de Michoacán y su destino era el santuario de Chalma, en Ocuilan que se encuentra a poco más de mediahora de recorrido de donde ocurrió el percance que conmocionó a propios y extraños.