DONATO GUERRA, Edoméx., 7 de diciembre del 2016. La venta clandestina de gasolina se ha vuelto un problema para los municipios del sur de la entidad ante las pocas gasolineras que existen en la región, favoreciendo así a la venta ilegal de tal manera que los automovilistas se ven obligados a pagar un costo más alto.

Las direcciones de Protección Civil de los municipios de Ixtapan del Oro, Villa de Allende y Donato Guerra se ven imposibilitados para actuar, debido a que es un delito y por ende compete a la Procuraduría General de Justicia atenderlo, aunque queda frenada la competencia de seguridad, en virtud de que a los municipios no se puede ingresar sencillamente a los domicilios e impedirlo.

Los socorristas de protección civil, consideran un problema para la dependencia, el atender los llamados de vecinos que se quejan por la venta de gasolina en domicilios, lo cual representa un conflicto de seguridad, pero que ante todo, es un delito federal al que no puede atender de forma directa el municipio. Dijeron que los automovilistas se quejan de la venta y su alto costo, ante la falta de estaciones de servicio autorizado de PEMEX.

Lugareños aseguran que las casas y tiendas donde venden la gasolina, no es nada nuevo y que las autoridades como siempre son las ultimas en enterarse de las cosas, reconocieron.

Algunos otros vecinos quienes han presentado denuncias anónimas, alertando del peligro que se corre por la venta de gasolina de forma clandestina, dijeron “utilizan garrafas de 4,10 y hasta 20 litros descargándose en tambores de hasta 200 litros, esto en algunos domicilios, causando un enorme peligro para ellos y sus vecinos”, acusaron.

La ciudadanía en general espera que estas quejas pronto acaben con la nueva estación de Pemex número 12924 que se construyó recientemente en la carretera Donato Guerra – Ixtapan del Oro, en la localidad de San Jerónimo. Misma que podría poner fin a la venta clandestina de gasolina que se realiza en esta zona.