TOLUCA, Edomex., 17 de noviembre de 2013.- En Toluca, las ofertas del “Buen Fin”, para algunos no son sinceras, mientras otros consideraron que sólo se aplican en artículos superfluos, algunos más estimaron que ningún artículo de primera necesidad entró en los descuentos y para muchos otros, a pesar de reconocer el esfuerzo efectuado por el comercio, no hay dinero para gastar.
En tanto, los comerciantes por su parte manifestaron que será hasta que concluya el programa el próximo lunes cuando sabrán si sus ventas incrementaron gracias a las ofertas o no.
En un recorrido hecho por establecimientos del centro de la ciudad, se pudo constatar con los compradores el efecto del “Buen Fin”.
María Elena Nava opinó que las ofertas anunciadas y ofrecidas en algunos locales son buenas, en televisiones, comedores, refrigeradores y otros artículos para el hogar, sin embargo, lamentó: “Pero no tengo dinero para comprar, me parece que es un buen precio, pero no hay dinero o comemos o compramos muebles”.
María Martínez vio con optimismo las ofertas, pues aclaró que no pudo hacer un comparativo de precios para opinar si los descuentos son reales o no, sin embargo, consideró que nunca está de más una rebaja. Ella espera poder encontrar un buen descuento en ropa.
Claudia Vázquez y Rosaura Álvarez coincidieron en señalar que no tenían un parámetro para comparar si los descuentos eran reales o no, pues no poseían un medida real en la cual pudieran confiar, “no salimos a revisar los precios que había hace un mes o una semana, para poder decir que el descuento que hoy se ofrece es real”, no obstante, también observaron que los descuentos de 10, 15, 20 o 30 por ciento no podían ser mayores, dada la situación económica que se vive actualmente.
Jenny Jessica Corral mencionó que todos los descuentos que hay son en artículos superfluos, pues no por tener un descuento de 15 por ciento compraría una televisión nueva o un nuevo sillón, ella comentó que un gran beneficio para las personas sería que los artículos de la canasta básica tuvieran descuento, jabones, artículos para la limpieza, leche cereal o ropa que se necesita.
En ese sentido, comentó que la ropa que se encuentra en oferta es la de temporada de calor, pues compró unos guantes que, a pesar de no tener descuento, estaban muy caros, “de qué sirve un descuento para una camiseta, si lo que quiero es cubrirme el frío”.
Omar Castro comentó que junto con su familia buscaba alguna buena oferta en la ropa de temporada, sin embargo, sólo la ropa de playa tenía descuento.
María del Rosario Rodríguez consideró que las ofertas anunciadas “no son sinceras”, no hay un descuento real en la mercancía y aquellos objetos que esperamos comprar no están en oferta.