LA PAZ, Edomex., 20 de noviembre de 2013.- Pese a su gran demanda, el uso excesivo de analgésicos puede causar graves efectos adversos, sobre todo en adultos mayores que son quienes más los consumen. Estableció Alma Luisa Lagunes Espinosa, coordinadora clínica de Educación e Investigación de la Unidad de Medicina Familiar 52 del IMSS México Oriente.

La especialista dijo que el adulto mayor -personas de 60 años o más- es el sector poblacional que más consume analgésicos, incluidos los prescritos por el médico y los de automedicación; entre ellos el ácido acetilsalicílico (aspirina), es el analgésico que se prescribe en mayor frecuencia para prevención de enfermedades cardiovasculares; el segundo lugar lo ocupa el naproxen, principalmente por su efecto analgésico.

Explicó que el uso prolongado de analgésicos, en personas mayores de 60 años, puede ocasionar daño en órganos como el hígado o el riñón, por lo que debe limitarse su uso a las indicaciones médicas, ya que pueden surgir complicaciones como úlcera péptica, se recomienda durante el tiempo de uso, ingerir suficientes líquidos para permitir el vaciamiento gástrico, evitar los alimentos irritantes, no combinar analgésicos y no automedicarse, ya que los analgésicos pueden interferir en el adecuado efecto de los medicamentos para el control de la diabetes, la hipertensión y otras enfermedades crónicas.

El adulto mayor requiere de manejo del dolor en forma crónica, se hace necesario, entonces, iniciar con cambios de estilo de vida, como programa de ejercicios, dieta y en caso de requerir analgésicos, hacerlo siempre bajo indicación médica.