ACOLMAN, Edomex., 4 de diciembre de 2013.- Un hombre fue decapitado y le fue arrancada la piel de la espalda, para, posteriormente, ser abandonado en un terreno de los ejidos de Tequisistlán, donde fue descubierto después de que vecinos vieron a una jauría de perros que se peleaban por comer un pedazo del cadáver.

Una jauría de perros alertó a vecinos de la zona ejidal de Tequisistlán, pues al escuchar el alboroto salieron a ver qué pasaba y se dieron cuenta de que los perros peleaban por algo que arrastraban en el suelo.

Los vecinos que viven en el camino viejo a Acolman, a un costado del Centro de Bachillerato Tecnológico, al acercarse más se dieron cuenta que se trataba de un cuerpo humano, pero sin cabeza y con la piel rasgada en la parte de la espalda.

Según fuentes policíacas, el cuerpo fue decapitado en el lugar pero no se encontró la cabeza, además de que desconocen si la piel la habrían quitado los perros o quienes lo descabezaron, aunque aseguraron que no tenía mucho tiempo de haber perdido la vida.

Se trata de un hombre de aproximadamente 30 años, vestía pantalón de mezclilla azul claro, trusa azul y una sudadera azul cielo.