VALLE DE CHALCO, Edomex., 29 de diciembre de 2013.- Legisladores federales evaluaron que en la zona oriente del estado de México es en donde hay más jóvenes bebedores, al igual que Aguascalientes, Zacatecas, Nayarit, Michoacán, Hidalgo, Distrito Federal y Querétaro, por lo que impulsaron una iniciativa para que la juventud sea incluida en educación sobre los efectos del alcohol.

En el dictamen legislativo se precisa que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo nocivo de bebidas alcohólicas causa 2.5 millones de muertes cada año; unos 320 mil jóvenes de entre 15 y 29 años de edad – el 9 por ciento- mueren por causas relacionadas con el consumo de alcohol.

Se resalta que en México la mayor parte de los problemas reportados se asocia a la condición de abuso del alcohol más que con la dependencia; sin embargo, ambos trastornos tienen consecuencias negativas en la salud.

La cirrosis del hígado es la cuarta causa de mortalidad entre la población. Los accidentes de tráfico, la violencia y los trastornos por uso de alcohol son las principales causas de discapacidad en el país. El 9 por ciento del total de enfermedades en México las genera el consumo de bebidas embriagantes.

El consumo de alcohol es la principal causa de los accidentes de tránsito y atropellados. Dentro de éstos, el grupo de edad de 15 a 29 años ocupa el segundo lugar en las tablas de mortalidad general.

La impulsora de la iniciativa fue la diputada perredista, Crystal Tovar Aragón, quien resaltó que el dictamen plantea que los programas de la Secretaría de Salud, los gobiernos de las entidades federativas y el Consejo de Salubridad General respecto a la educación sobre los efectos del alcohol en la salud y en las relaciones sociales, sean dirigidos a los jóvenes.

Los Centros de Integración Juvenil informaron que de 25 mil 143 pacientes que solicitaron ayuda en el 2008, el alcohol fue la primera sustancia que motivó la demanda de tratamiento con un 22.1 por ciento.

El diputado Rubén Benjamín Félix Hays, de Nueva Alianza, argumentó que en el 2000, un 24.8 por ciento de adolescentes reportaron consumir una bebida alcohólica de forma diaria u ocasional en el último año.

En el 2012, este porcentaje no disminuyó, permaneciendo en un 25 por ciento. “Somos un país de jóvenes, en nosotros se encuentra la oportunidad de no llegar a ser un México de alcohólicos”, expresó.

El diputado José Antonio Hurtado Gallegos de Movimiento Ciudadano, mencionó que en la Ciudad de México, al menos 700 mil menores de edad son bebedores.

Los mayores índices del consumo de alcohol se encuentran en las ciudades de Aguascalientes, Zacatecas, Nayarit, Michoacán, Hidalgo, Distrito Federal y Querétaro, y la zona oriente del Estado de México. “Debemos implementar medidas y programas para educar a toda la población, previniendo el abuso”, dijo.

Zita Beatriz Pazzi Maza, legisladora priista,  manifestó que  el alcoholismo es el primer factor de riesgo de morbilidad en América y está relacionado con muchos problemas graves de tipo social como la violencia, descuido, maltrato de menores y ausentismo laboral. Además, el 9 por ciento de las enfermedades en México son provocadas por el alcoholismo de manera directa e indirecta.