ECATEPEC, Edomex., 22 de diciembre de 2013.- El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, señaló que así como José María Morelos y Pavón rompió inercias hace 198 años para transformar al país, también lo hizo el presidente Enrique Peña Nieto al impulsar las reformas que sacarán a México del estancamiento.

Advirtió que el gobierno de Enrique Peña Nieto seguirá abierto al diálogo, pero estableció que nadie debe confundirse porque la tolerancia tiene límites y “tolerancia también es fuerza”, como un mensaje a los opositores de las reformas del sexenio peñista.

Al hablar en el 198 aniversario de la muerte del general José María Morelos y Pavón, a la que asistió el gabinete presidencial y el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, así como representantes del poder judicial y legislativo estatal, dijo que el Congreso de la Unión cumplió con un hecho histórico, el de aprobar 16 reformas constitucionales.

Ante Enrique Peña Nieto que sólo estuvo presente en el homenaje a Morelos, sin decir una sola palabra, Miguel Ángel Osorio Chong recordó que Morelos fue un inconforme de la lacerante realidad de su entorno, la desigualdad social y el retraso.

Comparó a Peña Nieto con José María Morelos y Pavón por romper las inercias que estancaban al país.

“Morelos sostenía que la patria no sería del todo libre y nuestra mientras no se reforme el gobierno, un rechazo al conformismo en la independencia, hoy es otro tiempo, 198 años después y ante los rezagos, marginación, la falta de oportunidad y el reclamo de millones de mexicanos había que definir si manteníamos esa inercia o decidíamos cambiarla”, dijo ante Peña Nieto y su gabinete.

El secretario de Gobernación recordó que en su momento Morelos rompió ataduras para hacer los cambios para un México fuerte.

Dijo que la opción era optar por la complacencia, ante lo que sólo quiere resolver sus circunstancias políticas, “someternos a su retórica sin sustento, sin fundamento” y se decidió a romper con las inercias que tenían al país en el estancamiento y en la parálisis.

Luego del discurso oficial del secretario de Gobernación, Enrique Peña Nieto y su gabinete se dirigieron a hacer una guardia a la máscara mortuoria de Morelos, para luego retirarse del lugar, sin decir algunas palabras al público asistente.