ECATEPEC., Edomex.  7 de septiembre del 2014.- De la oficina de Comunicación Social en Ecatepec, al mundial de «flag football» -tocho bandera- como se le conoce en México, que se realiza en la ciudad de Grosseto en Italia, Anayeli Lizbeth Aguirre Arellano, ve su suelo realizado.

La joven deportista originaria de Ecatepec, hoy en día, es una de las 12 seleccionadas nacionales de flag football, quienes del 10 al 22 de septiembre enfrentarán a las potencias deportivas de Suecia, Austria, Dinamarca, Canadá, Japón y por supuesto, de Italia, en el mundial de la especialidad.

“Estoy en lo más alto en este momento de lo que un deportista puede realizar, ya ser parte de una selección es porque llegaste a la cima de tus metas. Y continuaré entrenando muy fuerte para poder ser parte de la siguiente selección”; expresa la joven de 26 años de edad, quien labora actualmente en la Dirección de Comunicación Social del Ayuntamiento de Ecatepec de Morelos.

Anayeli Aguirre explica que el flag football, mejor conocido como tocho bandera es el deporte en el que se inició hace tres años a invitación del coach José Luis Mendoza. La selección universitaria obtuvo el campeonato nacional en 2012 y otro regional en 2013.

En octubre del año pasado, la Federación Mexicana de Futbol Americano realizó pruebas a nivel nacional donde Anayeli resultó preseleccionada y posteriormente seleccionada; por lo que comenzó a entrenar con la coach María Eugenia Huerta en los campos de la Codeme y de Ciudad Universitaria, en los que junto con sus compañeras se prepara 10 horas a la semana.

El tocho bandera es una modalidad de futbol americano en donde no hay golpes, y se trata de quitar una bandera a otra contrincante que porta cada una de las cinco jugadoras en un cinturón, en un partido que dura una hora.

La responsabilidad, disciplina y honestidad son los legados más valiosos que le han inculcado sus padres. Sin embargo Anayelli opina que un hecho muy difícil en su vida ha sido la muerte hace 8 años de su abuela materna: “Era muy apegada a mi abue, porque durante cinco años de entrenamiento me iba a su casa, comíamos juntas y toda esa rutina se rompió repentinamente”.

“A mi gustaría estar en el mar buceando, entre peces que me rodeen. Caminando en el agua, tocándolos y por qué no, hasta con un tiburón en una reja”, dice la seleccionada nacional de tocho bandera que también hace algunos años jugó futbol soccer y quien recuerda que a los 10 años de edad conoció las playas de Acapulco y Veracruz.