TEZOYUCA, Edomex., 16 de diciembre de 2013.- Por el flamazo que salió del ducto de Petróleos Mexicanos (PEMEX) en su línea de Venta de Carpio, siete personas resultaron con quemaduras leves, sin consecuencias graves, informó el presidente municipal de Tezoyuca, Arturo ahumada Cruz, quien señaló que se evacuaron a 800 familias de la zona conocida como ejidos de Tequistitlán.

El gobierno municipal de Tezoyuca fue el único que se movió para llevar a personal del DIF local, policías, gobierno y bomberos para auxiliar a las familias que viven cerca de donde se registró una explosión del ducto de PEMEX, en una toma clandestina en la que se robaba gas LP.

La explosión se originó a la una de la mañana en la colonia Radio Faro en los límites de los municipios de Acolman y Tezoyuca, junto a unas vías del ferrocarril México-Veracruz.

Del lado de Acolman las familias tuvieron que salir por sus propios medios, ya que no tuvieron ayuda del gobierno local, ni de la policía estatal o Protección civil. “Solo agarramos nuestros papeles y nos alejamos lo más lejos posible”, expresaron.

Las personas que a las 23:30 horas robaban el combustible, cometieron el error de perforar más de lo adecuado el ducto, lo que ocasionó que el gas se expandiera por los alrededores y con una chispa sobrevino la explosión.

“Fue el flamazo lo que alcanzó a siete personas que recibieron quemaduras leves” afirmó el alcalde Arturo Ahumada Cruz, quien aseguró que personal de Protección Civil local los llevó al hospital Guadalupe Victoria en el municipio de Texcoco y otros a nosocomios de Ecatepec, pero consideró que ninguno eran de gravedad.

Dijo que se habilitaron de inmediato tres albergues para dar cobijo a las familias desalojadas, pero muchas de ellas se fueron con amigos o familiares a pasar la noche mientras se apagaba la flama del gas.
Informó que de acuerdo a personal operativo de PEMEX la reparación durará tres días, para sellar el ducto.
Es la segunda vez que se registra un robo de combustible en el mismo lugar, pero en esta ocasión fue de mayor magnitud por la explosión que se registró. “Aquí en los ejidos de Tequistitlán hay 16 mil personas y corren riesgos por estar cerca de los ductos de PEMEX”, dijo.

A las cuatro de la mañana llegó un convoy militar para resguardar la zona, mientras que más de 100 bomberos de Tezoyuca, Texcoco, Ecatepec y San Salvador Atenco, esperaban junto con personal de PEMEX a que se consumiera el gas.

La “bola de fuego” o flama se mantuvo vigente durante seis horas, desde la una a la seis de la madrugada y aún no se lograba apagar.

Los bomberos sólo rociaron agua en los alrededores y se mantenían a la expectativa en espera que disminuyera la columna de fuego que alcanzó más de 50 metros de altura.

“Sólo debemos de esperar a que se consuma el gas, porque ya cerraron las válvulas, para que se realicen las reparaciones”, establecieron.
En el lugar la Secretaria de Seguridad Ciudadana mantiene un cordón de seguridad de un kilómetro a la redonda para evitar que entre gente a la zona de peligro, mientras que trabajadores de PEMEX sólo esperan el momento para hacer la reparación.