ZONA ORIENTE, Edomex., 19 de diciembre de 2013.- Para habitantes de municipios como Amecameca, Ayapango, Ozumba, Juchitepec y Atlautla celebrar las posadas no es un simple acto de festejo, dado el sentido místico y religioso que le dan las personas a dicha celebración con fervor religioso y valores que fueron heredados de sus antepasados.

Llama la atención la forma como en Tlalmanalco se reúnen verdaderas multitudes de personas para celebrar cada posada previo al nacimiento de Jesús.

La gente se aglutina en torno al atrio de la iglesia donde cientos de personas -hombres, mujeres y niños- bloquean, literalmente, la principal avenida del centro y las filas pasan a la explanada de la iglesia, salen los peregrinos y todos se disponen a pedir la posada, no sin antes rezar el Rosario y cantar alabanzas.

En Juchitepec de igual manera se reúne la multitud en el jardín del atrio de la iglesia para acompañar a los Santos peregrinos a pedir la posada, al final la gente recibe los aguinaldos y frutas, luego se retiran dispuestos a practicar esta misma rutina hasta el día 24 de diciembre en que después de la última posada nace El Niño Jesús.