TOLUCA, Edomex., 18 de noviembre de 2013.- Aunque el artista no está obligado a reflejar la realidad de su entorno, podría ser sumamente revelador que lo hiciera, porque las obras artísticas de cualquier disciplina,  pueden ser el fiel reflejo del estado  de una sociedad, opinó Leopoldo Flores Valdés, creador del Cosmovitral, una de las obra más representativas de la capital del Estado conformada por 500 mil piezas de vidrio, agrupadas en 71 módulos-vitrales que abarcan 3 mil metros cuadrados y tienen un peso de 45 toneladas de vidrio soplado y 25 de cañuelas de plomo.

El pintor, muralista y escultor oriundo del municipio mexiquense de Tenancingo, a sus 79 años de edad, sostuvo a QUADRATIN Edomex que desde un punto de vista visual, en un importante porcentaje de sus obras el tema político está presente y con ello la realidad de la sociedad.

“Lo mío es la política, pero como un actor visual. Cada uno es responsable de la actitud de sus obras”, comentó el artista autor de obras como El hombre contemporáneo (1971), Aratmósfera (1974), Cosmovitral (Toluca, 1980), El hombre contemplando al hombre (1972-1983), Alianza de las culturas (1985), El hombre universal (1989), En búsqueda de la Justicia (1991-1992), entre otras.

Leopoldo Flores consideró que las nuevas generaciones de artistas mexiquenses tienen la gran oportunidad de plasmar, a través de sus obras, su opinión o el sentimiento que le puede generar el tema político, económico, social e incluso de seguridad pública.

“Yo me siento representante de  mi estado y de mi ciudad; el arte muestra lo que está ocurriendo y creo que todos los demás  –artistas–  están haciendo lo propio desde sus óptica, no están  obligados a reflejar la realidad pero creo que es importante que lo hagan”, subrayó.