AMECAMECA, Edomex., 02 de diciembre de 2013.- Con esfuerzo, 24 religiosas que durante más de 20 años tuvieron como casa el antiguo convento del cerro del Sacromonte, tuvieron que desalojarlo por la falta de servicios fundamentalmente agua potable para instalarse en otro sitio en el que tuvieran siempre el vital líquido. En los últimos 10 años de la orden de Las «Franciscanad» solo quedan doce y con peripecias buscan la forma de cómo reconstruir un lugar para continuar  haciendo su labor que es la oración enclaustradas en convento.
Gran parte del tiempo de las religiosas lo emplean también para elaborar productos alimenticios como es el tradicional rompope entré otros productos que llevan a vender en las capillas de la región para poder tener también sustento.

Conversando con integrantes de la orden religiosa transcendió, como reflexión que hoy en día el mundo está tan descompuesto que las jóvenes mujeres en general ya no se acercan para entregar su vida a Dios ya que la modernidad como el internet, tiene acaparadas las mentes de las mujeres jóvenes de la actualidad.
Por otro lado el embarazo a temprana edad o los vicios que absorben el tiempo de la juventud hacen que los muchachos y muchachas se olviden de las cuestiones religiosas y morales, esto hace que cada vez las ordenes de las religiosas tiendan a extinguirse.