ACATLÁN, Puebla., 9 de diciembre de 2013.- Michel Méndez Rodríguez, estudiante de Historia en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, obtuvo el primer lugar en el certamen “Por un País Mejor”, que organiza la Fundación SIMI y Grupo Por Un País Mejor, en el que se premia a los proyectos que benefician a la sociedad.

Esfuerzo y perseverancia son las dos palabras que describen el trabajo que desde los 17 años de edad realiza el universitario, quien imparte conferencias sobre historia y astronomía en secundarias y preparatorias, públicas y privadas.

En siete años, ha ofrecido 136 conferencias ante más de siete mil 900 jóvenes, entre ellos alumnos totonacas de Olintla, Puebla. Platicar ante los estudiantes de una telesecundaria en este municipio de la sierra norte de ese estado fue una de sus mejores experiencias como expositor; les mostró la Luna y las estrellas de una forma diferente a como las ven.

Otra de las satisfacciones que le permite su labor social es que los profesores y alumnos se acercan a él para solicitarle información sobre los temas de sus pláticas e incluso consejos para realizar actividades en beneficio a su comunidad, porque cada lugar tiene sus necesidades y se pueden realizar proyectos para solucionar problemáticas.

A sus 24 años de edad, indicó que todos pueden hacer algo para apoyar a otras personas a través de la educación.

“Los jóvenes tenemos mucha energía, que debemos canalizar en algo productivo y que sea de ayuda para nuestra comunidad y quienes nos rodean. El estudio es una de esas actividades que además nos puede ayudar a salir de situaciones complicadas o depresiones, como fue mi caso”, confesó.

No es la primera vez que la actividad que realiza Michel Méndez es reconocida. En 2011, recibió el Premio Estatal de la Juventud por Labor Social, gracias a lo cual pudo comprar materiales para sus exposiciones, porque invirtió los recursos obtenidos en algo que le gusta hacer y con lo que ayuda a los demás.

Otro objetivo de sus conferencias es promover el hábito por la lectura. “Cuando voy en el Metro o en el autobús y veo que alguien lee me da mucho gusto, sin embargo, por la zona donde vivo (Coacalco) es difícil ver a alguien con un libro en mano. Con este proyecto me gustaría fomentar en los jóvenes este gusto porque les será de mucha ayuda”, concluyó.