TULTITLÁN, Edomex., 30 de diciembre de 2013.- El templo a la Santa Muerte ubicado en este municipio celebró su sexto aniversario. Hubo comida, mariachis, danzantes, bodas y bautizos.

“Nos llena de regocijo ver que el culto se ha extendido, los tabúes están desapareciendo. No es un culto de delincuentes, asisten mujeres, niños, ancianos, gente que trabaja. Vienen a pedir por salud, armonía, amor, paz y trabajo”, aseguró Enriqueta Vargas Ortiz, la ‘Madrina Enriqueta’.

Agregó: “No es maligno porque no adoramos al Diablo, es al Ángel de la Muerte al que le pedimos que nos dé ese día más de vida”.

El pasado 28 de diciembre más de 200 personas festejaron el sexto aniversario del templo a la Santa Muerte de Tultitlán, ubicado a un lado de la vía López Portillo, donde existe una imagen de la Niña Blanca de 22 metros de altura.

Dicho templo fue inaugurado el 28 de diciembre del 2007 por Jonathan Legaria Vargas, ‘El Comandante Pantera’ o ‘Padrino Endoque’, asesinado el 31 de julio del 2008, por lo que la madre de éste, la ‘Madrina Enriqueta’, tomó en sus manos el liderazgo del lugar.

“Nadie se da golpes de pecho aquí, todos son lo que quieran ser, no somos hipócritas”, afirmó la ‘Madrina Enriqueta’.

El 28 de diciembre el templo recibió una peregrinación de Coacalco y visitantes diversos, entre ellos a Wendy Risteska, antropóloga de Australia, quien realiza su tesis de doctorado en Antropología sobre los devotos a la Santa Muerte.