TOLUCA, Edomex., 24 de noviembre de 2013.- Los Diablos Rojos del Toluca asestaron un duro golpe a la Máquina de Cruz Azul en el arranque de la liguilla por el título del balompié mexicano, al imponerse por marcador de 3-0, con lo que lograron una importante ventaja en sus aspiraciones para acceder a las semifinales en el torneo Apertura 2013, Oscar Rojas (30´), Jair Pereira (autogol 35´) y Francisco Gamboa (78´) fueron los anotadores.
La obligación de salir a proponer era de los dirigidos por José Saturnino Cardozo y así se manifestó desde los seis minutos, con Carlos Esquivel que se hizo presente por la banda derecha, donde tomó el balón y cedió a Wilson Tiago, que en medio de la defensa se levantó y cabeceó apenas desviado del marco defendido por Jesús Corona, fue la primera aproximación de los Diablos Rojos.
Dos minutos después, nuevamente los de casa se hicieron presentes con Fausto Pinto, que dejó el esférico a Esquivel, y este lo acomodó para Ríos, que llegó de atrás y sacó un riflazo, pero la defensa se interpuso en el camino y quedó sólo en un intento de los locales.
Con Esquivel Silva y Tiago por la banda, Toluca se fue al frente buscando ponerle balones a modo al goleador Pablo Velázquez, pero en repetidas ocasiones se encontraron con la férrea defensa de los cementeros que con dos y hasta tres hombres desarmaban los embates rojos.
Sin que Cruz Azul tuviera una jugada real de peligro, el Deportivo Toluca continuó gestando ocasiones de gol y como sucedió en otros encuentros, la polémica se hizo presente al minuto 24´ después de una jugada que Pablo Velázquez cabeceó y mandó el balón dentro de la portería, pero el silbante Fernando Guerrero decretó el gol, en tanto que el juez de línea Juan José Rangel mantuvo su banderola en alto marcando un recargón previo del paraguayo sobre Luis Amaranto Perea y el central anuló la anotación cuando ya en la grada celebraban los 17,401 espectadores reunidos en el Nemesio Diez.
Pese a esto, cinco minutos después, los Diablos tuvieron su recompensa. Al minuto 30´ por derecha, Oscar Rojas arrancó una jugada que tocó a Isaac Brizuela, y éste, con una serie de fintas se quitó la marca y devolvió a «Rojitas» que condujo unos metros y sacó un disparo raso y potente que colocó en la base del poste derecho defendido por Corona y así abrir el marcador 1-0.
Cuando la tribuna estaba terminando de celebrar el primer tanto, nuevamente Carlos Esquivel condujo por la banda y mandó un centro elevado que en el intento por despejar, el central Jair Pereira desvió y antes que Pablo Velázquez pudiera hacer contacto, el esférico se incrustó dramáticamente en la portería cementera para el 2-0.
Después de los dos goles, el ir y venir en ambas porterías no cesó, ya con mayor presión sobre los jugadores de «Memo» Vázquez que no encontraban el marco de Talavera e hizo que se desesperaran y se dieran algunos encontronazos en media cancha, pero la intervención del árbitro hizo que no pasara a mayores.
Cuando los ánimos estaban más encendidos, el central sólo agregó dos minutos al tiempo reglamentario y decretó la culminación del primer tiempo.
En la reanudación, el encuentro no bajó de intensidad; la presión creció para Cruz Azul por encontrar una jugada que le permitiera meterse al encuentro, contrario a un Toluca que ya estaba más ordenado, arrancando desde la defensa con el capitán Paulo Da Silva, en la media cancha con Ríos, Tiago, Rojas y adelante buscando balones a modo a Brizuela y Velázquez.
Al minutos 49´, el Toluca estuvo a nada de incrementar el marcador, pero entre la defensa de la Máquina y la tardía intervención de Velázquez, el balón se paseo por área chica desde donde Amaranto Perea sacó el peligro.

Con el marcador a favor, José Cardozo mandó al campo a Antonio Naelson Matías, que en medio de una fuerte ovación, se incorporó al medio campo en lugar de Gabriel Velasco.
Hasta el minuto 60´, Cruz Azul que no salió de su asombro por el marcador ni en lo futbolístico, tuvo en los botines de Mauro Formica una de peligro mediante un disparo discreto que puso a trabajar a Alfredo Talavera.
Toluca ya no dejó crecer al rival, le tocó balón en media cancha creando algunas oportunidades de gol que no se pudieron concretar, pero de a poco fueron sirviéndole para que el reloj avanzara mientras desde la banda José Cardozo no dejó de dar indicaciones y compartiendo de cerca la desesperación de Guillermo Vázquez.
Saturnino volvió a mover sus piezas; sacó a Esquivel y le dio ingreso a «Pájaro» Benítez.
La modificación no tardó en surtir efecto, al minuto 78´, después de una falta, Antonio Naelson cobró con un balón pasado y sorpresivamente el central Francisco Gamboa se levantó por encima de la defensa y puso «con la mano» el balón en el fondo de las redes para el 3-0.
La victoria estaba sentenciada, de ahí ya no hubo más, entre tiros de esquina, los locales dejaron correr el tiempo jugando con la desesperación del rival que se fue «herido de muerte» para recibir la vuelta el próximo sábado en el Estadio Azul, donde buscará la remontada para tener la oportunidad de ser uno de los cuatro en acceder a las semifinales del balompié nacional.