IXTAPALUCA, Edomex, 14 de diciembre de 2013.- La tarde de este sábado un grupo de personas en estado de crisis nerviosa bajaron de un autobús de la Ruta San Francisco, corrían ente el arroyo vehicular debido a que en la unidad en que viajaban habían sufrido un asalto.
Mientras, unos sujetos salieron corriendo perdiéndose en la distancia, las víctimas nada pudieron hacer para alcanzar a los malhechores que huyeron impunes como suele suceder en la mayoría de los atracos al transporte público de pasajeros.
Pese a los reclamos de los ciudadanos, los asaltos a camiones, combis y microbuses en la zona metropolitana del Valle de México son un cáncer difícil de erradicar y las autoridades se ven impedidas de actuar porque los hechos delictivos suceden en cuestión de minutos y solo cuando los pasajeros se enfrentan a los maleantes se les puede castigar, en el mejor de los casos que no haya hechos sangrientos.
Curiosamente, el asalto del sábado, ocurrió muy cerca de las instalaciones de la procuraduría pero las víctimas estaban tan asustadas que no les dio tiempo de percatarse de este detalle y los ladrones lograron su propósito.