TOLUCA, Edomex., 18 de Diciembre 2013.- Carlos Macedo Martínez mejor conocido como “El Pollito”, lleva más de 30 años dedicándose a restaurar figuras religiosas de cerámica, así se gana la vida mediante este oficio familiar, que asegura viene ya desde hace más de tres generaciones, su padre, su abuelo y su tatarabuelo, Comentó que no cambiaría su oficio por ningún otro del mundo ya que le apasiona lo que hace y es lo que ha llevado el pan a su mesa y le ha dado los medios para solventar la educación de sus hijos.

El Pollito nos comenta que gracias a su experiencia, varía relativamente el tiempo que tarda en reparar, reconstruir, resanar o simplemente pintar una figura para perfeccionarla estéticamente, dice que el tiempo que se le invierte al trabajo es depende al tamaño de la figura así como al daño que tenga y puede ir desde los 30 minutos hasta una hora.

Los materiales que emplea son yeso y pintura industrial, los cuales con el paso del tiempo han incrementado su precio reduciendo su ganancia por figura un 20 por ciento, pero afirma que es una gran satisfacción que los clientes lo prefieran porque realiza su empleo con dedicación y que cada año vuelvan preguntando por él para entregarle trabajos.

Los precios para estas fechas van desde los 20 pesos por detalles menores, los 200 pesos por figuras rotas o muy dañadas y hasta los 1000 pesos con representaciones de más de un metro que requieran un tratamiento más complejo, ya que el resto del año se dedica a lo mismo pero en reparaciones más grandes como en las iglesias.

El artista concluyó incitando a la gente a valorar el esfuerzo de cientos de artesanos mexicanos que como él se dedican a esta labor e invitó a que se den una vuelta al patio del sabor donde por la temporada navideña podrán encontrar figuras para nacimientos, niños dios entre muchos productos más.