TOLUCA, Edomex., 12 de noviembre de 2013.- El Gobierno del Estado de México compartió un enlace por parte del grupo Plan Verde, en el que explica los daños del uso de popotes o pajillas, hacia el medio ambiente.

De acuerdo con Plan Verde, billones de popotes son desechados cada año y pocos son los que se biodegradan, pues la mayoría termina en basurales o contaminando los océanos o en ríos.

Debido a que están hechos de plástico, no pueden reciclarse, así que pueden existir para siempre pues se van partiendo en pedazos cada vez más pequeños, y podrían filtrarse en la cadena alimenticia, pudiendo ocasionarnos gran daño.

Sin contar que miles animales marinos mueren al consumir este tipo de objetos; por ello invitan a evitar el uso de popotes porque a finales de cuentas, «nadie se va a morir si toma directo del vaso».