ECATEPEC, Edomex., 12 de noviembre de 2013.- Talia Pérez Ramírez a sus 23 años desarrolló una bebida vegetal probiótica para personas intolerantes a la lactosa y veganas –que no consumen alimentos de origen animal-, lo que la llevó a obtener el premio “Jóvenes inventores e innovadores del Estado de México” en el área alimenticia.

Como estudiante de la carrera de ingeniería bioquímica, en el Tecnológico de Estudios Superiores de Ecatepec, Talia Pérez Ramírez, trabajó por varios años en la bebida probiótica que ella llama “Pea-Biotic”, la cual creó a partir del garbanzo como una forma de impulsar y aprovechar esta leguminosa que se produce en México, en beneficio de personas intolerantes a la lactosa.

La bebida probiótica, que está en proceso de patentar, tiene cualidades antioxidantes, es decir no necesita conservadores, saborizantes artificiales, ni leche, indicó la joven recién egresada de la carrera de ingeniería bioquímica.

Desde Aragón en Ecatepec, Talia se trasladó a la capital del Estado de México, donde este lunes coincidieron jóvenes inventores mexiquenses, que han destacado por sus proyectos y productos en el área química, agropecuaria, sistemas de cómputo y de alimentos.

Los jóvenes inventores mexiquenses participaron en la Feria Mexicana de Ciencias e Ingeniería, que se realizó en el Espacio Mexiquense de Ciencia y Tecnología en la ciudad de Toluca y obtuvieron reconocimientos por parte del secretario de Educación del Estado de México, Raymundo Martínez Carvajal.

“La bebida y el premio son resultado de 70% de trabajo constante y 30% de inspiración”, afirmó Talia quien para llegar a la creación de su “Pea-biotic”, realizó un estudio sobre leguminosas mexicanas, de donde seleccionó al garbanzo.

Además ya sometió a pruebas de aceptación su bebida vegetal probiótica, con 70% de aceptabilidad, donde los consumidores aprobaron el sabor, el aroma, el color y la textura del producto, que creo con frutos rojos como la frambuesa, fresa y arándanos, ella piensa producir.

Talia afirmó que más que concluir una etapa, empieza otra donde deberá patentar y buscar patrocinio, para la producción masiva de su producto, estudios que además la han llevado a descubrir otras propiedades del garbanzo y sus microorganismo para la producción de quesos y cremas, esto con el apoyo de su asesora Jazmín Soria Chico.