El ala dura del gabinete del gobernador Eruviel Ávila Villegas no ceja en su empeño de desarticular y desplazar de los municipios de Ixtapaluca y Chimalhuacán a líderes del Movimiento Antorchista que llegaron a ser gobierno. Quiere fuera de las administraciones municipales a Maricela Serrano Hernández y a Telésforo García Carreón y a cualquier otro antorchista que quiera gobernar algún municipio mexiquense.

Toda la maquinaria política y administrativa del PRI, así como del gobierno del Estado de México, jala al mismo ritmo que les indica los duros del gabinete eruvielista.

Eruviel y su secretario general de gobierno, Efrén Rojas Dávila, no sólo le cerraron «la llave» del presupuesto estatal a los antorchistas que gobiernan ambos municipios, sino también se hacen los omisos para resolver el secuestro político del padre de la alcaldesa de Ixtapaluca, Maricela Serrano Hernández.

Esos políticos priistas están atrás del secuestro de don Manuel Serrano Vallejo y también de que hayan ido a tirar tres cadáveres en zonas Antorchistas de Ixtapaluca, uno de ellos con una cartulina intimidatoria en contra de la alcaldesa de ese municipio. En sí, la maquinaria del gobierno del Estado de México, del PRI y del crimen organizado se empezó a centrar contra Maricela Serrano y el antorchismo de Ixtapaluca, cuando se empezó subir más el nivel de marchas y denuncias en contra de Eruviel Ávila, a quien acusaron de no cumplir con sus compromisos firmados ante notario público.

Por ello, el secuestro del señor Manuel Serrano Vallejo para advertir a la esposa de Jesús Tolentino Román Bojórquez y al antorchismo, que el gobierno estatal va en serio contra ellos y que están dispuestos a todo con el fin de exterminar a esa organización en el Estado de México.

Cada una de las estructuras políticas de Eruviel Ávila cumple con sus funciones en contra de esa organización, también el crimen organizado con la siembra de cadáveres en colonias antorchistas y el secuestro de don Manuel Serrano.

Ahora, el PRI de Raúl Domínguez Rex, entró en acción para desplazar de los comités municipales priistas de Ixtapaluca y Chimalhuacán, ya que de esa forma evitará que Maricela Serrano y su esposo Jesús Tolentino tengan el control de ambos comités para las elecciones venideras.

Se ve que de alguna manera se le quiere quitar el poder a Antorcha en Chimalhuacán, en donde lleva 14 años de gobierno continuo y frenar el avance del antorchismo en Ixtapaluca.

Además, también el plan B es despojar de sus curules en San Lázaro y en el congreso del Estado de México a los antorchistas en las próximas elecciones.

Por ello, Eruviel y Raúl Domínguez Rex quieren controlar los comités municipales del PRI para quitarles la máquina electoral local para las elecciones venideras.

Sin embargo, los antorchistas están curtidos en estos líos políticos y recurren a las altas esferas políticas de este país para resolver sus conflictos con el gobierno de Eruviel Ávila.

Aunque, aún no logran entrar en contacto directo con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien a nombre del presidente Enrique Peña Nieto puede resolver la tensa situación entre los duros de Eruviel Ávila y los líderes antorchistas mexiquenses.

También le llevaron un millón de firmas por la inseguridad en Edomex al coordinador parlamentario del PRI en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, pero sin logros contundentes y este martes 7 de enero fueron al PRI nacional en la Ciudad de México a quejarse de irregularidades en el proceso interno de los comités municipales de Ixtapaluca y Chimalhuacán.

Los duros del gobierno eruvielista saben bien que los antorchistas no son fáciles de «domar», por ello, usan a la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) para tenerlos ubicados y, en caso de ser necesario, la detención de alguno, pues, simplemente los citarán y encerrarán.

El gobierno del Estado de México tiene demandado a unos 25 líderes antorchistas, por supuestos ataques a las vías de comunicación, el mismo delito que le aplicaron al dirigente de la UPREZ en el Estado de México, Felipe Rodríguez Aguirre, para encarcelarlo el año pasado.

Los primeros citados por la PJEM fueron: el alcalde de Chimalhuacán, Telésforo García Carreón; Miguel Ángel Casique Pérez, líder en el Valle de Toluca y Rosalba Pineda, del seccional de Chimalhuacán.

Faltan por ir Maricela Serrano Hernández y unos 20 dirigentes más.

 

PARA EL ARCHIVO…

Ayer martes 7 de enero sepultaron en Chalco a los cuatro muchachos ejecutados frente a la Villa de los Niños y en una calle de la colonia antorchista, Marco Antonio Sosa.

Los muchachos fueron «levantados» de una calle del barrio de San Sebastián, subidos a dos camionetas en las que iban hombres armados y llevados a ese predio para ser ejecutados con el tiro de gracias.

De acuerdo a información extra oficial, fueron ejecutados porque se hacían pasar como miembros de una organización criminal con orígenes en Michoacán, para vender drogas.

El procurador Miguel Ángel Contreras Nieto, aseguró que entre los bolsillos de estos muchachos que pertenecían a las familias Rojas y Flores de Chalco, se les encontró bolsitas con drogas.

Este martes los cuatro ataúdes de los que eran inseparables amigos pasaron por el centro de Chalco, ante la consternación de sus habitantes que no descansan ante tantas ejecuciones en ese municipio del Oriente Mexiquense.