HUEHUETOCA, Edoméx.,  9 de diciembre de 2013.- Fuera de programa, integrantes de la Caravana de Madres Centroamericanas buscando a sus hijos migrantes desaparecidos visitaron este municipio, aunque no les permitieron el paso a la Casa del Migrante San Juan Diego, a cargo de la Diócesis de Cuautitlán.

Martha Sánchez Soler, del Movimiento Migrante Mesoamericano, relató que tenían indicios de que un centroamericano que es buscado por sus familiares estaba en dicha casa del migrante y un grupo de personas se separó de la caravana e intentaron buscarlo, pero personal encargado del refugio les impidió el paso.

Mencionó que la caravana está integrada por 45 madres que buscan a sus hijos, aunque en total la lista de desaparecidos suma más de dos mil personas, entre hombres y mujeres.

La defensora de los derechos de los migrantes dijo que la Casa del Migrante San Juan Diego, de Huehuetoca, se asemeja a un campo de concentración, por lo que muchos centroamericanos prefieren dormir en la calle y no ingresar al refugio.