CHICOLOAPAN, Edomex., 12 de diciembre de 2013.- Más de cinco mil familias que desde hace un mes han estado sufriendo la escasez de agua en la unidad habitacional SARE deberán esperar casi otro mes, ya que por el momento no se pueden hacer trabajos porque se van de vacaciones.

Ante más de 200 vecinos, el jefe de Operación Hidráulica del Organismo Descentralizado de Aguas y Saneamiento (ODAS) de Chicoloapan, Alonso Galicia Pérez, expuso a los colonos la problemática, señalando que por el momento recibirán agua por tandeo, para que el agua no falte en las casas.

Les aclaró que el pozo no se ha secado, si no que al hacer estudios con una cámara que se introdujo por el tubo, se dieron cuenta que a 150 metros de perforación hay un tubo y una bomba que se movieron del lugar, impidiendo la succión del agua del pozo, que fue lo que provocó que se quemara la bomba externa.

Explicó que la empresa Carrebo será la encargada de extraer la bomba sumergida y reparar la tubería, pero esto será hasta después del 8 de enero, cuando comiencen a trabajar después de la temporada vacacional.

Agregó que luego del 8 de Enero deberán pasar por lo menos 15 días para que realicen los trabajos de reparación del pozo y se normalice la dotación de agua para cada domicilio.

Mientras los funcionarios se van de vacaciones, más de siete mil casas de la unidad habitacional no tendrán agua para las necesidades más elementales, situación que molestó a los vecinos que llevan un mes sin el vital líquido.

“Nos ofrecen mientras hasta el 8 de enero del 2014 la dotación de agua por tandeo, después de esos días ofrecen mandar pipas sin costo, pero qué vamos a hacer quienes trabajamos, debemos salir de aquí a las 5:00 de la mañana para llegar a trabajar, regresamos por la noche y ya no podemos tener o apartar agua”, replicó Julia Lázaro, vecina de la calle Virgo.

La unidad habitacional SARE tiene más de siete mil viviendas en predios de 4 por 10, y, según el jefe de operación hidráulica, sólo está ocupado del 70 por ciento de las casas.

“Pero todos ocupamos agua, aunque sólo por las noches lleguemos a dormir, debemos limpiar cocinas, lavar trastes, ropa, el baño, con el agua de las pipas no podemos cocinar ni lavar trates, lo que nos obliga a comprar agua en garrafón que nos cuesta 32 pesos los 19 litros”, señaló Rebeca Ayala Trejo de la calla Volcán.

La mujeres explicaron que por el espacio en las casas no tienen cisternas ni lugar para almacenar agua, lo que agrava el problema para los colonos que deberán de pasar otro mes más sin agua.

En Chicoloapan se establecieron cinco unidades habitacionales, de las que cada una tiene su propio pozo a fin de garantizar el abasto de agua para las familias que ahí viven, sin embargo en la unidad habitacional SARE, no se esperaban el colapso del afluente.