IXTAPAN DE LA SAL, Edomex., 20 de diciembre de 2013.- Fernando Guadarrama Andrade, alumno de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México, realizó un estudio entre 181 estudiantes de nivel medio superior del municipio mexiquense de Ixtapan de la Sal que reveló que 24.3 por ciento eran afectados por depresión grave, 18.8 por depresión moderada, 17.1 por depresión leve o menor y los alumnos sin depresión sumaban 39.8 por ciento.

Es decir, destacó el universitario, 60.2 por ciento de estos adolescentes padecen algún nivel de depresión y dos de cada 10 están insatisfechos con su imagen corporal; por tanto, es posible que desarrollen conductas de riesgo para su salud.

En el estudio, parte de su trabajo para obtener el grado de licenciado, Fernando Guadarrama Andrade plantea la existencia de un vínculo entre la conducta alimentaria y la depresión.

Detalló que a partir de un análisis observacional y descriptivo entre estos 181 jóvenes, con una edad promedio de 17 años, durante el Ciclo Escolar 2012-2013, se observó que la depresión es mayor entre las mujeres, con 40.4 por ciento y 19 por ciento para los hombres.

De igual manera, se determinó que 29.8 por ciento de los jóvenes sin depresión presenta conductas alimentarias adecuadas y están satisfechos con su imagen corporal.

Del total de jóvenes, puntualizó, 56.4 por ciento tiene una conducta alimentaria adecuada y 43.6 inadecuada; las mujeres son quienes presentan una conducta alimentaria mayoritariamente inadecuada y un mayor porcentaje de sujetos muestra este comportamiento en el rango de edad entre los 16 y 17 años.

Fernando Guadarrama Andrade concluyó que estos resultados confirman que en México los patrones alimentarios restrictivos también se convierten con el paso del tiempo, en una conducta normal, ampliamente aceptada, lo cual requiere de la atención y supervisión de las instituciones de salud.