TOLUCA, Edomex., 17 de noviembre de 2013.- El jefe supremo otomí de Toluca, José Silvano Gómez Rosales, solicitó al gobierno municipal «voltear» hacia las comunidades indígenas asentadas en la capital mexiquense, pues esta población ha dejado de ser productiva por falta de apoyo.
Argumentó que los otomíes que viven en San Cristóbal Huichochitlán, San Pablo Autopan, San Andrés Cuexcontitlán y Tlachaloya son buenos agricultores, albañiles y artesanos, sin embargo, no reciben ayuda para impulsar sus proyectos y por lo tanto mucha tierra fértil se ha dejado de producir.
«No hemos sido reconocidos por el Ayuntamiento de Toluca aunque saben de antemano que tiene un gran asentamiento indígena. Somos gente de trabajo, de cultivo. Hemos dejado de cultivar los terrenos porque el abono y trabajo de fertilización son muy caros y las familias tienen ganas de trabajar, pero no tenemos con qué», aseveró.
Lamentó que la mano de obra indígena sea mal pagada, no obstante, la necesidad obliga a las personas a conformarse con un salario bajo.
«Si vamos con algún patrón, nos dice: ‘Si quieres trabaja, pero te pagamos lo que podemos’, entonces a veces no alcanza ni para las tortillas. De dónde vamos a sacar, si nuestra gente ha dejado de trabajar sus pedazos de terrenito porque no hay apoyo. A veces nos dicen que podemos hacer de nuestro terreno una hortaliza, pero no tenemos con qué comprar todo lo que se necesita», manifestó.
Se quejó acerca que los pocos apoyos productivos que los agricultores reciben por parte de los gobiernos, sólo beneficien a aquellos que tienen más de dos hectáreas y no a los pequeños productores.
«Sí, le pedimos a nuestro gobierno que voltee un poco más a nuestros pueblos porque sí somos indígenas naturales, queremos que volteen a nosotros para darles a conocer lo trabajadores que somos, que México sobresale por nuestro trabajo, no nada más para que nos sostengan, sino por lo que hacemos», expresó