TLATLAYA, Edomex., 5 de diciembre de 2013.- Un verdadero calvario deben vivir los habitantes de Tlatlaya, incluso quienes son de otros puntos de la geografía regional al acudir a la cabecera municipal en días normales o cuando ésta es sede de algún evento relevante, ya que este lugar no cuenta con estacionamiento, lo cual genera un severo caos vehicular que obliga en la mayoría de los casos a que los automovilistas se estacionen a la orilla de la carretera y tengan que caminar más de dos kilómetros de distancia para poder llegar al Palacio Municipal.

En eventos como informes de gobierno, tomas de protesta, celebraciones de distintas fechas conmemorativas y entrega de apoyos gubernamentales, la cabecera municipal se convierte en un auténtico cuello de botella en el que no entran ni salen vehículos.