TECÁMAC, Edomex. 25 de diciembre de 2013.- La vacuna contra el virus del Papiloma Humano (VPH) debe ser obligatoria, para reducir la muerte de mujeres por este mal, ya que se diagnostican cerca de 10 mil casos de cáncer cervicouterino al año, estimó la diputada federal panista María Concepción Ramírez Diez Gutiérrez.

Explicó que el VPH representa una de las infecciones de transmisión sexual más comunes y apuntó que la vacuna protege principalmente al producir anticuerpos que impiden la contaminación y, por consecuencia, la formación de cambios en las células cervicales que pueden resultar en cáncer.

La mayoría de las personas sexualmente activas podría contraer el VPH en algún momento de su vida y ni siquiera lo sabrá. La infección por este virus es más frecuente al final de la adolescencia y a comienzos de los veinte años, dijo la diputada.

Detalló que el VPH, por lo general, se pasa de una persona a otra principalmente por medio del contacto sexual y, en general, aparece sin síntomas y desaparece sin ningún tratamiento en el transcurso de unos pocos años o algunas veces permanece por más tiempo, causando o no anomalías celulares que se puedan detectar.

El virus también se diagnostica con la presencia de verrugas en el área genital del hombre y de la mujer, las cuales no son mortales, pero sí pueden causar estrés emocional y su tratamiento puede ser muy incómodo, dijo.

Ramírez Diez Gutiérrez resaltó que “la vacunación generalizada tiene el potencial de reducir hasta en dos terceras partes el número de muertes por cáncer de cuello uterino en el mundo, si todas las mujeres se vacunaran y si la protección resulta ser de largo plazo”.