SAN MARTÍN DE LAS PIRÁMIDES, Edomex., 4 de diciembre de 2013.-Por el bajo precio que cada año tiene la tuna  las autoridades municipales temen que se incrementen los asentamientos irregulares, debido a que los campesinos prefieren vender su tierras que dedicarse al cultivo de este fruto.

El 10 por ciento de la hectáreas dedicadas a la siembra de la tuna se han dejado de sembrar debido al desplome de su precio en el mercado nacional, lo que en la mayoría de las veces los productores prefieren que se “echen a perder” que venderlas a un costo menor.

Se estima que el 25 por ciento de las 40 toneladas anuales de tuna se pierden debido a que el precio de la caja de tuna se vende al público en 20 pesos cuando su producción es de 30 pesos.

Ante ello los campesinos prefieren al abandonar sus  tierras, para que se instalen asentamientos irregulares, debido a que prefieren vender y tener una “ganancia” que perder año tras año dinero por los bajos precios de la tuna.

Debido a esto las autoridades estatales y municipales apoyan a los campesinos que procesar la tuna, en diferentes presentaciones para obtener mejores ganancias y aprovechar que en su municipio se cosecha una de las mejores tunas del país.