VALLE DE CHALCO, Edomex., 22 de diciembre de 2013.- De uno a dos expendios de pulque funcionan en cada colonia, mientras que en los mercados sobre ruedas de lunes a domingo se colocan los vendedores de pulque contribuyendo en gran medida a que se fomente el alcoholismo, problema del que no se ocupan a fondo las autoridades de salud.
En la demarcación es común observar como los varones de todas las edades entran a las pulquerías para embriagares; y cuando salen, algunos de los señores ya no pueden caminar y quedan tirados en las banquetas hasta que recuperan el sentido.
Por lo general los clientes de las pulquerías son hombres mayores de edad, albañiles, jornaleros u obreros que acuden a estos centros para emborracharse y olvidarse de sus penurias ingiriendo el producto del maguey que les resulta más barato que cualquiera otro tipo de licor.
En tanto las autoridades de industria y comercio no se ocupan de averiguar cuantas de las pulquerías cuentan con permisos legales o si están reglamentadas.
El producto que se expende en las pulquerías de Valle de Chalco proviene de estados circunvecinos al Estado, como Puebla, Tlaxcala e Hidalgo.
Las pulquerías proliferaron a raíz de que ninguna autoridad se ha ocupado en serio del problema de alcoholismo para disminuir el índice de adictos que los hay de todas las edades en la demarcación.