TOLUCA, Edomex., 14 de noviembre de 2013.- Las personas con diabetes también pueden donar órganos, aunque en la medida en que es creciente la enfermedad entre la población, se utiliza como una justificación para negarse a ceder los órganos, afirmó Inés Díaz Muñoz, directora del Centro Estatal de Trasplantes.

Dio a conocer que “si te controlas, sirven tus órganos” y aunque quizá el único impedimento es la insuficiencia renal, depende del grado de enfermedad del riñón si puede o no ser usado por otra persona, señala Notimex.

“En cuanto se trasplante a otro cuerpo, el daño de la diabetes se frena. Sin embargo, si el paciente diabético tiene insuficiencia renal grave, quizá no pueda donar el riñón, pero sí puedo dar el corazón y las córneas”, detalló.

Los pacientes receptores de órganos no contraen la enfermedad crónico-degenerativa que es la diabetes, sino las únicas enfermedades por las cuales no se aceptan los órganos de una persona son la hepatitis B o C, VIH o aquellos con Sida.

“Los pacientes contaminados por otra enfermedad, como una septicemia, hongos y otros casos son los que no pueden ayudar, pero sí hay muchos pacientes amparados en la diabetes mellitus que se niegan a donar órganos”, refirió.

En el Estado de México la diabetes es el mayor flagelo entre la población adulta con índices de mortalidad de 70 casos por cada 100 mil habitantes.

César Nomar Gómez Mongue, secretario de Salud del Gobierno Estatal, calificó este padecimiento como uno de los principales retos que enfrenta el Sector Salud ante su alta incidencia.

La Secretaría de Salud y el Instituto de Salud mexiquense invierten 130 millones de pesos del presupuesto en “centros de control diabético”, que cuentan con medicamentos y pruebas de laboratorio, así como en los nosocomios.

Se estima que de no controlar los problemas derivados de la diabetes, como son la obesidad y enfermedades cardiovasculares, entre otros, en 15 años se tendrá que destinar todo el presupuesto del Sector Salud, a nivel nacional y estatal, a esos padecimientos.